Archivos Fideicomiso

7 may. 2014

El abrazo imaginario de los militantes de la vuelta con los forzosos creadores


En aquel 7 de mayo de 1916 se disputó el primer encuentro en Avenida La Plata ante Estudiantes con un triunfo azulgrana por 2 a 1 con goles de Antonio Moggio y Elizardo Fernández. Un día antes las barriadas de Almagro y Boedo vivieron su gran fiesta con múltiples actividades deportivas para el vecindario, que sentía el orgullo de tener su propio campo de deportes. Se cumplen 98 años de ese día.

Luego del ascenso a Primera División en 1915, se alquiló para jugar de local el estadio de Olimpia de Liniers, donde San Lorenzo invirtió mucho dinero para adecuarlo a las necesidades de la Primera . Sin embargo, una semana antes de comenzar el campeonato, la comisión de fields no aprobó el uso de la cancha para primera por lo que el Club debió alquilar de urgencia el estadio de Ferro para actuar de local, perdiendo el importante dinero gastado en las mejoras de la cancha de Olimpia, club que no le reconoció nada a la muchachada sanlorencista.

Desde ese ingrato momento vivido por los viejos Forzosos, surgió la idea de Antonio Scaramusso para que San Lorenzo tenga su propia cancha, esta idea inicialmente no fue apoyada por el resto de socios y jugadores, pero Scaramusso con su personalidad logró convencer al Padre Lorenzo Massa y al resto de los incrédulos. Así fue que luego de las alternativas de los terrenos de José María Moreno y Alberdi y otro sobre la calle Mármol entre México y Venezuela, a instancias de Lorenzo Massa, se hizo posible alquilar los terrenos en Avenida La Plata al 1700 propiedad del “Colegio María Auxiliadora” y de los hermanos Oneto.

Desde ese momento el esfuerzo de jugadores y socios fue enorme para que este terreno tan desparejo por aquellos años fuera nivelado, se trabajó día y noche para poder llegar a inaugurarlo. Federico Monti fue el caudillo capaz de organizar el trabajo para que la inauguración del Gasómetro fuera posible.

Para que esto fuera una realidad, además del esfuerzo mencionado, existieron aportes económicos fundamentales y desinteresados de Antonio Mulet, José Fragoso, Ramón Mon, Juan Healy, José Troglio, Francisco Pini, Alberto Marquinez así como también del Padre Massa y el propio gestor de la idea, Antonio Scaramusso.

Avenida La Plata fue una realidad donde nuestros colores comenzaron a gestar grandeza con la inigualable (hasta nuestros días) década futbolística del veinte, con tres títulos locales y dos internacionales, además de los dos subcampeonatos donde el título se escapó por poco.

En 1929 la enorme visión de Pedro Bidegain (fue uno de los que trabajó duramente allá por 1916) significo la propuesta y concreción de la ampliación del Gasómetro para transformarlo en la Catedral del Deporte Argentino, con la incorporación de los deportes y la cultura, porque arriba y debajo de los tablones existió la magia y la perfección de un Club que llegó a la cúspide con el correr de los años.

En este nuevo aniversario de su inauguración, donde el esfuerzo de muchos fue dilapidado por otros, seis décadas después, nos lleva a esta evocación, y el reconocimiento para quienes construyeron ese escenario mágico tan caro al sentimiento del sanlorencismo y del aficionado en general.

Nadie pudo darnos en la vuelta olímpica en nuestra cara en el Gasómetro en sus 63 años de vida. Hoy sobrevuelan por Avenida La Plata las almas de Jacobo Urso y su debut (la misma tarde de la inauguración de la cancha) con la camiseta que defendió hasta dar la vida, hoy hasta pareciera escucharse en las noches boedenses el alarido de la multitud al gritar el gol de su goleador Diego García, hoy parece seguir dibujado en el cielo celeste e iluminado de Boedo un cruce-cortina de memoria del Mago René Pontoni y Mamucho Martino, es que son 63 años de una historia inigualable, de miles y miles de historias de vida del hombre común, del socio que hizo tan grande a San Lorenzo.

La dictadura, la ineficacia y corrupción de hombres disfrazados de dirigentes llegaron para cerrar un capítulo glorioso, para llevarse con el tiempo la gloria de todas las disciplinas deportivas: Atletismo, Básquetbol, Hockey sobre Patines, Natación, Boxeo, Ajedrez, Tiro, Levantamiento de Pesas, Yudo, Tiro, Tenis, Bochas, entre otras.

La perversidad llegó para llevarse el Gasómetro y la dignidad de aquel tiempo de estricta grandeza, donde San Lorenzo lo tenía todo, donde la cultura y el deporte eran la razón del existir mismo de la Institución. Después de 82 años de aquella gesta fundacional, en 1998 nos animamos a soñar con la recuperación de esa historia épica de aquellos fundadores.

Con la memoria como resorte capaz de despertar a una nueva generación de sanlorencistas anestesiados durante un cuarto de siglo sobre lo que significó el Gasómetro en la historia de San Lorenzo, fuimos capaces de darle nacimiento a esa militancia de la historia, fundamental para pelear por el regreso total a Avenida La Plata.

En este momento trascendental de la vida de nuestro San Lorenzo y en el momento de cumplirse 98 años de aquella memorable jornada del 7 de Mayo de 1916, nos atrevemos a mirar con emoción que está llegando el día de nuestros viejos sueños.

Cada 7 de mayo de la última década significó revalorizar esta fecha como un día fundamental en la historia de San Lorenzo, en cada acto, en cada discurso, en cada grito por la Vuelta a Boedo, en cada canto a la fe, dimos a conocer al mundo, nuestro reclamo.

En este marco, este 7 de mayo del 2014, me parece un punto de partida del tiempo feliz, del tiempo del regreso total, del tiempo de devolverles a nuestros fundadores y grandes dirigentes de las primeras décadas, parte de su enorme sacrificio y dedicación por nuestro Club. Ellos son nuestros próceres, ellos nos mostraron nuestro camino de lucha y militancia basada en el amor a San Lorenzo.

En este nuevo aniversario de la inauguración del Gasómetro de Avenida La Plata nuestros sueños y convicciones van al encuentro de ese abrazo imaginario de estos militantes de la Vuelta con aquellos Forzosos creadores junto al Padre Massa de nuestra pasión.

En este encuentro imaginario de dos tiempos diferentes, el amor por San Lorenzo nos une hasta la eternidad, ellos por siempre Forzosos y nosotros los recuperadores de su creación.

Hace 98 años, se inauguraba un Estadio, que al poco tiempo se transformó en una verdadera Catedral del Deporte y la Cultura, hoy son tiempos para gritar más fuerte que nunca: ¡GASÓMETRO! ¡Falta menos para verte otra vez de pie, esta vez de cemento para que nadie como sucedió en un oscuro tiempo del país y del club se lo pueda llevar!


Adolfo Res
(Miembro Subcomisión del Hincha)

No hay comentarios:

Publicar un comentario