Archivos Fideicomiso

2 mar. 2011

Boedo, carnaval toda la vida.



Parte 3: El Gasómetro, dueño de los carnavales en Buenos Aires
por Adolfo Res

San Lorenzo es un sentimiento que se transmite de generación en generación, es su historia la que se transfiere, y por eso no extraña que los jóvenes de este siglo XXI no desconozcan que el Gasómetro fue el lugar elegido por los porteños para la fiesta del Rey Momo.

Para comprender por qué los carnavales que cobijó el Gasómetro de Av. La Plata han quedados guardados en el corazón de los hinchas y vecinos porteños, hay que recurrir al libro de la historia grande del Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

En los primeros carnavales de las décadas del ‘30 y del ‘40 existía rivalidad entre el tango y el jazz, los dos convocaban grandes multitudes a recitales y festivales, y fue en ese momento que surgieron las primeras formaciones orquestales. Noches interminables de bullicio, diversión y comicidad, enmarcaron los carnavales de San Lorenzo, ya desde ese momento los más taquilleros de toda la Ciudad de Buenos Aires. Entre las participaciones y actuaciones más importantes se destacaron Juan Arienzo, la Alabama Jazz que dirigía Edy Kay y Hugo del Carril (hincha del Ciclón).

En 1945 la Sub Comisión de Actos Sociales(San Lorenzo tenía diversas Sub Comisiones) presidida por Enrique González Grey y Emilio Bernat, llevó adelante un programa anual con la presencia de los mejores artistas en nuestra institución. Durante todo el año actuaron entre otros, figuras de la talla de Aníbal Troilo, Raúl Berón, Angel D'Agostino, Miguel Caló, Osvaldo Pugliese, Carlos Di Sarli.

A finales de la década, San Lorenzo rompía año tras año los récords de recaudación (que poseía el mismo San Lorenzo). Sobresalieron las actuaciones de la Típica de AIfredo De Angelis, las voces de Julio Martel y Carlos Dante, la presencia del ídolo del jazz Barry Moral, que brindó colorido y animación a los amantes del ritmo alegre, con su característica creación del bugui-bugui, y la presencia de Aníbal Troilo y sus cantores Floreal Ruiz y Edmundo Rivero

Noches de grandes artistas, de encontrarse con amigos, de uniones de parejas, de miles de historias que están ligadas a la vida del hombre común que realiza su vivencia, construye y reconstruye su propia historia. Seguramente todo esto no habrá sido distinto en ningún club, sociedad de fomento u ente organizador de los bailes de carnaval, tan propios de la década del ’50.

Pero San Lorenzo fue diferente. La Jazz Santa Anita y la presentación estelar de la orquesta de Osvaldo Pugliese, quienes recibieron cerrados aplausos de la multitud, fueron las actuaciones más espectaculares de la década.

Durante la década del ’60 la Comisión de Actos Sociales continuó organizando los mejores carnavales. Así fue que bajo las locuciones de Antonio Carrizo, Orlando Marconi, el “Muñeco” Mateyco” y  “Cacho” Fontana” se presentaron figuras de carácter nacional e internacional, entre ellas la orquesta de Mariano Mores.

En 1965 y 1966 el club hizo un convenio con la empresa “Tropicana Producciones” para la organización de los carnavales. Artistas de renombre como Sergio Denis, Dyango, Chico Navarro, Lito Nebbia, Leonardo Favio, Alberto Castelar, los Hermanos Abrodos, Marcos Zuker, Vicente Rubino y José Marrone fueron los grandes animadores de las noches de carnavales.

Iniciada la década del ‘70 no varió la presencia masiva del público en los carnavales, al contrario, fueron más multitudinarios. La actuación como artista exclusivo en nuestros carnavales de Sandro, movilizó al público de una manera especial; sus actuaciones del 19 de febrero de 1972 y el 2 de marzo de 1974, concentraron a 50.000 personas. Los titulares de los diarios hablaban de una "Verdadera conmoción en Boedo", con más de 45.000 personas y alrededor de 200 heridos provocados por la devoción del público hacia Sandro.

También en los carnavales del Ciclón de 1972, actuó por segunda vez en el “Wembley porteño”, Joan Manuel Serrat (había debutado en 1968), y a eso hay que sumarle la presentación de los cómicos Alberto Olmedo y Jorge Porcel.

Año tras año los carnavales que organizaba nuestra institución eran motivo de enormes elogios por parte de la prensa y de la ciudadanía misma. San Lorenzo fue líder a la hora de la venta de entradas de carnaval, por más que en los distintos años algún artista haya actuado además de en nuestro club en otras instituciones. Ocurre que el Gasómetro, por ubicación, por mística y tradición se transformó en el lugar elegido para la diversión del carnaval por la mayoría de los porteños.

En 1972 por ejemplo (casi todos los años era similar), tras finalizar los carnavales, los primeros puestos en recaudaciones fueron los siguientes:

1°) San Lorenzo con $ 63.649.900;
2°) Centro Lucence con $30.423.100;
3) Regatas de Avellaneda con $23.976.500;
4°) Club Municipalidad con $ 21.911.500;
5°) Mi Club con $ 16,142.500;
6°) Centro Asturiano con $14.438.500;
7°) El Sieland Club con $ 14.082.500;
8) Vélez A. Sarsfield con $13.326.800;
9°) Comunicaciones con $ 12.550.500;
10°) Atlanta con $ 12.450.000

Estos resultados finales extraídos del diario Crónica, fueron similares en la mayoría de años en que San Lorenzo organizó carnavales durante más de cuatro décadas. Hoy, a mas de 40 años de esos sucesos, y a pesar de las limitaciones que los carnavales sufrieron por la dictadura militar y la  triste desaparición del Gasómetro, se siguen recordando los carnavales organizados por nuestro club, cuyos testigos de aquellos años en general a la hora de evocarlos inician su relato con el:” iAahh, los carnavales de San Lorenzo, eran los mejores!”.

Sin duda tiempos de un San Lorenzo enorme en todos los aspectos.


La información y datos de la presente nota fueron obtenidos del Libro “El Glorioso San Lorenzo” de Adolfo Res, la reproducción de los mismos es bajo la debida autorización del autor.


Ver: Boedo, carnaval toda la vida. Parte 1  
Ver: Boedo, carnaval toda la vida. Parte 2
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario