Archivos Fideicomiso

4 feb. 2015

El Socio Refundador, un verdadero orgullo sanlorencista


“ES IMPOSIBLE DESHACER LA HISTORIA, PERO INDAGAR, PREGUNTAR, CUESTIONAR Y HACER MEMORIA, SIN LUGAR A DUDAS, HABRÁ DE SER VUESTRO CAMINO”.  Sara Rus (Madre de Plaza de Mayo y sobreviviente de Auschwitz).

Durante la lucha cotidiana dentro de la Legislatura Porteño para poder lograr que se apruebe el Proyecto de Restitución Histórica, nació la idea del Socio Refundador.

En los momentos más difíciles de la lucha por la aprobación de la Ley de Restitución Histórica, los distintos monopolios de la comunicación con su claro anti-vueltismo, por el solo hecho de tener como sponsor en muchos casos a la empresa francesa, operaban bajando línea y preguntándose quién pagaría el costo de la expropiación de Carrefour.

Como el proyecto original que presentamos y  fundamenté,  hablaba de la expropiación con los fondos de la Ciudad - fue la responsable de la mano del Brigadier Cacciatore como Intendente de Buenos Aires durante la última dictadura militar de la desaparición del Gasómetro -recuerdo a distintos periodistas tirando al aire, que era una barbaridad que la ciudad le pagara a San Lorenzo el terreno de Avenida La Plata y que, con la necesidad de escuelas y hospitales en la ciudad, esto les parecía una locura y llamaban a los legisladores a la reflexión.

Claro que estos personajes querían poner a la opinión pública contra nuestro sueño, tuvimos algunas oportunidades de salir en algunos de estos programas radiales y televisivos, rebatiéndoles sus declaraciones y dejándolos sin argumentos. Fue parte de la gran pelea por la sanción de la Ley.

Me gustaría que estos operadores  nos contaran hoy cuántos hospitales y escuelas nuevas se hicieron estos últimos tres años con la plata que no pusieron para restituir a San Lorenzo por el daño a que fue sometido por la dictadura, al ser empujado de Avenida La Plata con el apriete y las aperturas famosas de calles.

Fueron momentos de lucha, militancia y sinsabores en aquel 2011, pero también de momentos de enorme emoción cuando fuimos recibiendo apoyo de ciertos hombres de la dignidad, como aquel que personalmente me conmovió e hizo saber  en el Espacio por la Memoria, Adolfo Perez Esquivel,  un hecho trascendente en la pelea y trabajo cotidiano por conseguir aprobar la Ley de Restitución Histórica.

Un sábado de abril de 2012, aún con el fresco recuerdo de las 110.000 personas en Plaza de Mayo,  Daniel Peso y quien escribe este artículo, nos encontramos con Bruno Screnci (entonces legislador del PRO) y Eduardo Epszteyn  en la confitería  Selquet, de Pampa y Figueroa Alcorta, ahí Screnci (hombre importante para lograr la Ley) nos citó para decirnos que Mauricio Macri bajo ningún punto de vista pagaría con fondos públicos la expropiación, que teníamos que encontrarle la vuelta para convencerlo. Tras una fuerte discusión, surgió la propuesta de que lo re-compraríamos nosotros, aquella mañana nació la idea del Fideicomiso y la Pre-inscripción.

De esta manera la excusa de la guita para no aprobar la Ley quedaba desarmada, esto aceleró los tiempos, se armó el Fideicomiso como herramienta, que se votó por unanimidad en la Legislatura Porteña, un mes antes de la aprobación del Proyecto de Restitución Histórica.

Hoy recomiendo a cada uno que lea este artículo que se acerque a la Casa de la Cultura Sanlorencista a observar los testimonios de quienes vienen a buscar cada carnet de Socio Refundador, solo tipos sin corazón, solo hombres de hierro como diría León Gieco, pueden abstraerse de tanta emoción, solo desalmados que poco les importa la pertenencia pueden estirar la espera del regreso definitivo.

San Lorenzo de Almagro debería TRABAJAR DÍA Y NOCHE POR ESTA CAUSA, para hacerla realidad, para que no siga pasando el tiempo y se nos muera día a día un testigo de aquella gloria sin que pueda ver otra vez el Gasómetro de pie en su lugar en el mundo.

Escuchar y ver los testimonios de cada hombre y mujer que vienen a retirar su carnet es conmovedor y, personalmente, muchas veces desgarrador, leer el cuaderno que pusimos a disposición de cada “Cuervo” que viene y quiere expresarse es realmente emotivo.

En la Casa de la Cultura Sanlorencista ubicada en José Mármol 1691, cada Refundador revive historias personales en el Gasómetro, también conmueve  cada pibe que se acerca y que no lo conoció pero se comprometió con este sueño colectivo buscando recuperar la historia de sus antepasados para construir un venturoso porvenir en Avenida La Plata al 1700.

Mientras tanto nosotros y muchos compañeros de la Subcomisión del Hincha, que nos levantamos y acostamos pensando en el ingreso por Avenida La Plata para volver a escuchar la voz del estadio  “Formacioooooooon… de los primeeeeeeroooosss equipos de San Lorenzo”... Seguimos esperando definiciones propias y ajenas, sobre el comienzo de las obras de parte de la empresa.

Los que avisan no traicionan. Nunca tiramos y están bien guardados los afiches de la lucha de hace unos años, ojalá y confío que no volverán  a necesitarse.

Que la Vuelta total sea prioridad desde lo discursivo es importante, pero que se concrete en obras es fundamental, por la historia y por el futuro. Por ello Socio Refundador vuelvo a las maravillosas palabras de Sara Rus, indagar, preguntar, cuestionar y hacer memoria, es necesario para volver a tener de pie el Gasómetro en Avenida Plata.

Adolfo Res 

(Historiador CASLA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario