Archivos Fideicomiso

10 mar. 2014

A dos años de la gesta más popular de la historia del deporte argentino


Pasarán los años y cada hincha de San Lorenzo dirá “Yo estuve”, pasará el tiempo y nacerá un nuevo “Cuervo” que cuando llegue a la adolescencia en una mentira piadosa afirmará que sus padres lo tuvieron en brazos en aquella memorable jornada del 8 de marzo del 2012 en la Plaza de Mayo.

Fue gesta de gestas, capaz de movilizar a la prensa mundial, para que esta locura de pocos, algún tiempo atrás, se transforme en un acto de fidelidad único e irrepetible por ninguna parcialidad futbolera del globo terráqueo. No es una declaración soberbia esta, sino que fuimos 110.000 a la Plaza más mítica del continente, para reclamar por un tema institucional, no se trató del festejo de un título futbolístico, ni un aniversario de cumpleaños. Fue por una causa justa y noble, sin aparatos de ningún tipo, solo por mandato de nuestro corazón.

Estuvieron presentes entre otros, medios de Francia, Inglaterra, Alemania, Estados Unidos y Brasil, cubriendo la gesta de una hinchada única, diferente, que se atrevió a soñar con la recuperación de su lugar en el mundo, que por si algún despistado no dio cuenta aún, es Avenida La Plata al 1700.

Por varias horas la Ciudad de Buenos Aires estuvo tomada por los colores azulgrana, la caravana de más de 30.000 personas a paso de hombre desde Avenida La Plata y calle Las Casas hasta Plaza de Mayo fue impresionante. Los medios nacionales informaron minuto a minuto lo que ocurría en la caravana y en la propia Plaza de Mayo, que desde la madrugada tuvo a los compañeros dela Subcomisión del Hincha armando escenarios y decorando la emblemática plaza con enormes banderas de San Lorenzo.

La ciudad literalmente estuvo tomada por el Pueblo Azulgrana, que estaba haciendo una vez más historia, sin lugar a dudas una historia fácil de definir y que podría ser el título de una obra de teatro o de una película  “Del 8 de marzo del 2012 a la eternidad “ porque esto será eterno, porque semejante muestra de amor  es un orgullo enorme, para enrostrárselo humildemente a quien quieras, en el café, en la oficina, en la escuela, en el taller, en la universidad, como hincha del glorioso Ciclón de Boedo, no tenes rival en esta, sea de Barcelona, Milan o de Defensores de Pakistán.

El 8 de marzo del 2012, fue gloria, fidelidad, amor, militancia, bronca, alegría, sueño, historia, éxtasis, rebeldía,  todo…el  8 de marzo del 2012 fue San Lorenzo.

Aquella noche llena de emociones y teniendo el honor personal de ser el último orador ante 110.000 personas, no tuve duda alguna que el Proyecto de Restitución Histórica se transformaría en ley, es que semejante demostración popular no podía ser frenado por nadie, solo dilatarlo un rato como sucedió era posible, pero la sanción de la ley era imparable. Es que un Club movilizado por una causa justa, un Club movilizado en búsqueda de justicia por un atropello de aquella dictadura nefasta, y con semejante demostración popular en las calles, no podía nunca perder esta  lucha.

Sentirse parte de esta gesta única, es un orgullo difícil de expresar, aunque en la mirada de cada compañero de lucha, está la propia, en cada latido del corazón de un hincha de San Lorenzo está la respuesta.
 La Plaza de Mayo fue testigo de los cánticos más ingeniosos de nuestra hinchada, 110.000 personas le dieron color y emoción a una jornada inolvidable.

 Cuando el Pueblo Azulgrana paró de cantar para escuchar a los oradores, en mis oídos retumbó el “Señores yo soy de un barrio, barrio de corazón, señores yo soy de Boedo y soy hincha del Ciclón” estoy seguro que bajó del cielo en aquella noche mágica. Lo gritaban más fuerte que nunca los fundadores y los que ya se nos fueron físicamente, confieso haberlo escuchado a mi Viejo desde arriba, que justo aquella noche memorable hubiera cumplido 83 años.

Son dos años de una gesta que nunca ningún hincha de San Lorenzo deberá olvidar, cuando hoy caminé por el centro porteño y vi peatones observando  los afiches conmemorando los dos años de la gesta con un escudo gigante de San Lorenzo, realmente sentí un orgullo difícil de contar, esos afiches simbolizan la grandeza  de nuestra gente, esa grandeza que nos devolverá lo que de adentro y afuera nos arrebataron en la noche oscura más difícil de nuestro país.

Vamos Volver, las dos palabras que más nombré en estos 15 años de lucha… la pucha…si no veo la hora de entrar de nuevo por Avenida La Plata para ver otro triunfo futbolístico de San Lorenzo.

Adolfo Res
(Historiador C.A.S.L.A y Militante de la Vuelta a Avenida La Plata)


No hay comentarios:

Publicar un comentario